Competencias y habilidades digitales en el lugar de trabajo.

La economía digital está transformando la forma de trabajar y las habilidades que se necesitan para realizar el trabajo. Esto supone un gran desafío para empresarios, trabajadores e instituciones públicas. 
La Comisión Europea publicó hace unos días el informe final del estudio "TIC para el trabajo: Habilidades digitales en el lugar de trabajo" ("ICT for work: Digital skills in the workplace"), sobre el impacto que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) están teniendo en la transformación de los puestos de trabajo y las habilidades profesionales.

Los resultados del informe evidencian que las tecnologías digitales se utilizan en todo tipo de puestos de trabajo, también en sectores económicos tradicionalmente no relacionadas con la digitalización, como por ejemplo, la agricultura, la salud, la formación profesional y la construcción.

A modo de resumen estos son los principales resultados del estudio:
  • Las tecnologías digitales son utilizadas masivamente en los lugares de trabajo en la Unión Europea. El 93% de los lugares de trabajo europeos utilizan la tecnología con ordenadores de sobremesa, uso de banda ancha del 94% para acceder a Internet, el 75% utiliza ordenadores portátiles y el 63% de otros dispositivos portátiles.
  • La mayoría de los trabajos requieren habilidades digitales básicas. Estas incluyen la posibilidad de comunicarse a través de correo electrónico o medios de comunicación social, para crear y editar contenidos digitales y para buscar información, o para proteger la información personal en línea.
  • Los técnicos, los profesionales (ambos 50%) y los gestores (30%) están obligados a tener habilidades digitales especializadas, sobre todo en los lugares de trabajo con mayor número de empleados.
  • El uso de las TIC ha aumentado significativamente en los últimos cinco años en más del 90% de los lugares de trabajo.
  • El 38% de las empresas informan que la falta de habilidades digitales tiene un impacto negativo en su rendimiento. La pérdida de productividad (46%) y la disminución en el número de clientes (43%) son los principales consecuencias.
  • El 15% de de las empresas informan que los empleados carecen de habilidades digitales. Esta falta de competencias digitales probablemente se encuentre en personal de especialización alta y media; y es menor en trabajadores poco cualificados.
  • El 88% de las empresas no han tomado ninguna medida para hacer frente a la falta de competencias digitales de sus empleados. La formación es la acción más común llevada a cabo. El alto coste parece ser la principal barrera encontrada a la hora de llevar a cabo acciones que favorezcan la adquisición de competencias digitales.
Recomendaciones del estudio.

Además de analizar las competencias digitales en el lugar de trabajo, el estudio enumera una serie de recomendaciones que se han formulado tras consultar con expertos y las partes implicadas.
  1. Sensibilizar sobre las tecnologías digitales y la necesidad de adquirir competencias digitales para apoyar y mejorar el rendimiento del negocio, la productividad y la organización interna.
  2. Promover el acceso a las tecnologías digitales, especialmente para las empresas de menor tamaño. Préstamos, subvenciones y otros mecanismos deben utilizarse para mejorar y facilitar el acceso a las tecnologías digitales.
  3. Ampliar la disponibilidad de habilidades digitales a través del sistema de educación y formación. Programas a todos los niveles y sectores de la educación deben ser actualizados y las competencias digitales deben formar parte de las competencias básicas necesarias en cada nivel.
  4. Promover el acceso a la formación a los empresarios a través de sus organizaciones y asociaciones profesionales o sectoriales, o a través de los canales institucionales.
  5. Establecer asociaciones entre múltiples interesados ​​y acordar una estrategia de competencias digitales.
  6. Considerar la diversidad y evitar una "solución igual para todos" en la estrategia de negocio.
  7. Incluir habilidades digitales en una estrategia de competencias más amplia, donde además se incluyan otras competencias transversales relevantes para los empresarios, tales como habilidades sociales y habilidades de comunicación.
  8. Proporcionar acceso a la financiación de las tecnologías digitales y de desarrollo de competencias digitales.
  9. Reducir la brecha digital, centrándose en particular en las categorías profesionales que no poseen las habilidades digitales y se encuentran en riesgo de exclusión, no sólo en el mercado laboral, sino también en la vida diaria.
A la vista de los resultados resulta prioritario para empresas y administraciones públicas abordar el tema de la formación en competencias o habilidades digitales de manera transversal, de ese modo esas destrezas podrán ser utilizadas en multitud de ocasiones tanto en el entorno profesional como en el personal.
Enlaces relacionados:

Si te resulta interesante y útil esta información, no dudes en difundirla, recuerda que el conocimiento que no se comparte pierde por completo su valor.

Comentarios

  1. La Brecha digital se va a convertir en un océano en breve. Causará problemas insalvables y agrandará las diferencias económicas aun más entre países por un lado y entre personas por otro. Gracias por tu artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tomás.
      Por desgracia tienes razón, el problema de la desigualdad social y económica entre países y personas también se traslada al mundo digital, que no deja de ser un reflejo del "analógico".
      Gracias por comentar y compartir.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. angeles murcia1 jun. 2017 10:07:00

    Yo creo que siempre va la tecnología por delante de la sociedad. Es algo que hay que asumir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles.
      Efectivamente debemos asumir que la tecnología avanza continuamente, lo cual tiene sus ventajas para la sociedad y sus inconvenientes para nosotros que siempre vamos un paso por detrás.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario